top of page

La Aversión y Agitación en el Amamantamiento

Updated: 7 days ago


La aversión es un fenómeno que algunas personas lactantes experimentan, que incluye sentimientos y pensamientos negativos mientras su infante amamanta.  Muchas dicen sentir en ciertos momentos “agitada”, deseando remover al infante del pecho inmediatamente.  La persona muchas veces se sorprende, ya que la mayoría que padece de aversión le gustaría continuar amamantando. 

Los síntomas de agitación mientras se amamanta son:


  • Rabia

  • Agitación

  • Disgusto

  • Irritabilidad

  • Picor en el cuerpo

  • Vergüenza y culpa (después)

  • Querer escapar

  • Querer para de lactar inmediatamente

  • Sentirse atrapada

  • Querer pellizcar al infante para que pare de amamantar

 

Estos sentimientos paran tan pronto se desprende al infante del pecho.  Cada persona puede tener un nivel de severidad diferente.  Sin embargo, la manifestación de aversión es similar.  Muchas personas no lo hablan, debido a que se sienten culpables y avergonzadas de tener estos sentimientos negativos, luchando solas con el conflicto interno de querer amamantar, pero a la vez, sentir aversión cuando se amamanta.  Muchas terminan destetando, en especial, cuando la aversión es severa (lo cual también las hace sentir culpables).


Para las personas lactantes que sufren de aversión, estas sienten una necesidad extrema de desprender al infante del pecho, que no se le va hasta que este se desprende.

 

 

¿Qué causa la aversión a la lactancia?


No existen estudios científicos que investiguen las causas de la aversión.  Las posibles causas pueden ser:


Hormonas—algunas personas dicen experimentar aversión cuando están en menstruación o ovulación; una vez pasa este periodo, la aversión se va.  Esto indica que la causa puede ser hormonal para algunas personas.  También es común la aversión en personas gestantes (los pezones se vuelven más sensibles).  Muchos piensan que la aversión es el mismo cuerpo sugiriendo el destete.


Lactancia a término—muchas personas hablan de que la aversión comenzó cuando el infante era más grande, y ya no era un bebé que dependía totalmente de la leche.


Sentirse que hay demasiado contacto físico con el infante (“touched out”)—muchas personas mencionan que lo que desencadena la aversión es cuando infante tocaba el otro pezón cuando amamanta (“radio teta”).  Esto usualmente lo reportan personas que amamantan trotones, que demandaban el pecho frecuentemente.


Falta de sueño—muchas mencionan sentir periodos de aversión en las noches.  El sueño es esencial para que funcione el cuerpo y la mente.  Para algunas familias, el despertar todas las noches 5-12 veces, y tener que funcionar al otro día como si nada, no es fácil; más cuando algunos infantes y trotones lo hacen por años.  Esto puede agravar los síntomas de depresión, ansiedad, rabia, etc.


Gestación—durante la gestación, la sensibilidad en los pezones, los cambios hormonales, junto con la necesidad de descanso, pueden causar aversión.  Algunos piensan que esto es un mensaje fisiológico para el destete. 


Nutrición—mientras que la nutrición de la persona lactante no afecta la calidad de la leche; la producción de leche como tal requiere que la persona lactante ingiera suficientes nutrientes.  La aversión puede ser una señal de alerta, para que la persona cambie su nutrición.  Personas que han pasado por periodos de aversión reportan que suplementar su dieta con las siguientes vitaminas y minerales les ha ayudado:

Magnesio

Hierro

Vitamina A

Vitamina D

Complejo de vitamina B

 

Dolor—la persona que sufre de dolor al amamantar experimenta momentos de tensión durante el amamantamiento (multiplicado por las veces que el infante amamanta al día).  Esto puede causar aversión al amamantamiento.  En algunos casos, aun cuando se ha corregido el problema, la aversión continua.  Muchos piensan que la memoria del dolor permanece.



Manejo de la aversión a la lactancia


Debido a que no hay estudios científicos publicados, el manejo que se recomienda viene de las recomendaciones de las propias personas lactantes que lo han padecido.   Estos son:


Promover un buen agarre—no solo en la etapa de infante, sino también en la etapa de trotón.


Distracción—muchas encontraron alivio cuando se distraían (amamantar frente a otros; mirando el teléfono; leyendo un libro; viendo televisión; sosteniendo un cubo de hielo en la mano, etc.).  Se dice que la distracción cognitiva funciona, ya que al cerebro se le dificulta el llevar a cabo una actividad cognitiva, junto con el tener que manejar una emoción negativa.


Dormir—el sueño es importante para que la persona lactante funcione bien, y tenga sanidad mental.  Se dice que la aversión es mucho más intensa cuando la persona está deprivada de sueño.  Lo ideal es contar con familiares o amigos que cuiden del infante o trotón, para que la persona descanse.  Cuando esto no es posible, lo ideal es que la persona tome sus siestas siempre que le sea posible.


Nutrición e hidratación—suplementos que antes mencionamos.


Referencias:


Deif, R., Burch, E. M., Azar, J., Yonis, N., Abou Gabal, M., El Kramani, N., & DakhlAllah, D. (2021). Dysphoric Milk Ejection Reflex: The Psychoneurobiology of the Breastfeeding Experience. Frontiers in global women's health, 2, 669826. https://doi.org/10.3389/fgwh.2021.669826


Liu, H., Li, J., Li, X., & Lu, H. (2023). Dysphoric Milk Ejection Reflex: Report of Two Cases and Postulated Mechanisms and Treatment. Breastfeeding medicine : the official journal of the Academy of Breastfeeding Medicine, 18(5), 388–394. https://doi.org/10.1089/bfm.2022.0206


Ureño, T. L., Buchheit, T. L., Hopkinson, S. G., & Berry-Cabán, C. S. (2018). Dysphoric Milk Ejection Reflex: A Case Series. Breastfeeding medicine : the official journal of the Academy of Breastfeeding Medicine, 13(1), 85–88. https://doi.org/10.1089/bfm.2017.0086


Ureño, T. L., Berry-Cabán, C. S., Adams, A., Buchheit, T. L., & Hopkinson, S. G. (2019). Dysphoric Milk Ejection Reflex: A Descriptive Study. Breastfeeding medicine : the official journal of the Academy of Breastfeeding Medicine, 14(9), 666–673. https://doi.org/10.1089/bfm.2019.0091



Para más info sobre en qué consiste una consulta de lactancia visita: https://www.lacted.com/post/servicios-de-consulta-de-lactancia-lacted


Recurso: Carmen Cabrer IBCLC, IYCFS, CLAAS






Resolver el problema de baja producción de leche no es cuestión únicamente de tomar “x” o “y” suplemento…es mucho más que eso. Los problemas de baja producción de leche se pueden solucionar desde cambiando las tecnicas de lactancia, mejorando el agarre al pecho, utilizando tecnicas de extracción efectivas (en caso de las personas que dependen del sacaleches). También hay situaciones más complejas, donde el manejo típico de aumentar la producción de leche no funciona.


Este libro está dedicado a ayudar a las personas lactantes a producir más leche; como también a manejar efectivamente la lactancia cuando hay una pobre producción de leche real; abriendo un horizonte de conocimiento sobre que hacer y que pasos a tomar cuando una persona se enfrenta a una baja producción de leche. Disponible en https://amzn.to/3rBfPAF





Durante la gestación, el nacimiento y el posparto, es fundamental contar con recursos que puedan ayudarnos durante el proceso; y entre los recursos valiosos para prepararnos están los libros. El libro "Pasos para una Lactancia Exitosa" constituye todo un completo manual sobre la lactancia, para ayudar a prepararte para este momento tan enriquecedor dentro de la crianza. Incluye una combinación de información precisa que cubre todo lo que hay que tener en cuenta cuando se amamanta, como resolver dificultades, hasta circunstancias especiales, dando respuestas a todas las preguntas y dudas que se puedan presentar en cuanto a la lactancia, para afrontar el momento de la lactancia de forma confiada. Disponible en https://amzn.to/3f76a1r



Si desea contactar una cita para clases o consultas, llene el formulario con su nombre completo, número de teléfono, horario que se le puede contactar, y servicio que desea recibir en https://forms.gle/t5bmeWdBNGR1yzYh6 


NOTA: No se realizan consultas ni por mensaje (DM), ni por email, ni por texto. Las consultas son o presenciales (a domicilio) o por la plataforma Zoom por cita previa. Costos por consultas de lactancia o crianza pueden variar según la necesidad, ya que tenemos tarifas escalonadas para recipientes del PAN y del WIC. Horarios y disponibilidad de clases y consultas son limitados.




 

16 views0 comments

Commentaires


bottom of page