Mitos para hacer una cesárea


El parto por cesárea es una cirugía abdominal mayor, la cual aumenta el riesgo de muerte maternal unas cuatro veces más que el parto vaginal; como también puede afectar la salud de la gestante y de su bebé en embarazos subsiguientes. En Puerto Rico los porcentajes de partos por cesárea están cerca de un 50%, cosa que trae mucha preocupación para todos los que trabajamos de una forma u otra en el campo de la maternidad.


Durante el parto por cesárea, el trabajo de parto posiblemente ha sido corto o ha estado totalmente ausente (en el caso de cesáreas programadas), lo cual interviene con las hormonas naturales de parto, como la oxitocina, endorfinas, epinefrina y prolactina, en las que sus niveles no son altos, o están totalmente ausentes.


Por otra parte, hay que tener en mente que por lo general, luego de una cesárea, la recién parida y su bebé son separados por largos periodos de tiempo, retrasando el proceso de lactancia, y a su vez, retrasando el enlace con el bebé. Esto sin contar que también interfieren el tipo de medicamentos que se utilizaron durante el procedimiento (anestesias regionales—espinal o epidural—anestesia general, y medicamentos para el dolor en el posparto). Como consecuencia del parto por cesárea, se estima que un 83% de las recién paridas no experimentan esa euforia común luego del parto.


También, el parto por cesárea afecta las hormonas de la lactancia, oxitocina y prolactina. Se estima que la primera lactada se prolonga a cuatro horas luego del parto para un parto por cesárea, mientras que una persona con parto vaginal puede lactar inmediatamente.


Para información sobre las clases de parto o consultas de lactancia envia un texto 787-512-0507 ❣️ #embarazo #parto #lactancia #crianza #hipnoparto #puertorico


Los libros se consiguen a través de #amazon Carmen Cabrer Colección Gestación y Parto



13 views0 comments